¿Cómo desarrollar un apego seguro?

¿Cómo desarrollar un apego seguro?

¿Qué es el apego?

La teoría del apego, planteada por el psicólogo John Bowlby, se refiere al vínculo emocional positivo que se desarrolla entre un niño y un adulto responsable de su cuidado. Los seres humanos nacemos con una necesidad de sentirnos parte de algo y ser amados. Cuando el niño desde su nacimiento experimenta todo lo que un apego sano proporciona será más seguro y su desarrollo integral será mejor, en comparación de los niños que sufren abandono o maltrato.

En el entorno familias es que se van construyendo los patrones de comportamiento de los niños y jóvenes. Es ahí donde aprendemos a tratar a los demás y a relacionarnos con iguales.

Tipos de apego

Existen cuatro tipos de apego principales, uno de ellos seguro y tres de tipo inseguro. Estos tipos pueden clasificarse de acuerdo con dos características principales:
 La proximidad o alejamiento que tu hijo/a presenta hacia el resto de las personas.
 La ansiedad o tranquilidad que le produzca durante las interacciones sociales.

Se puede considerar que tu hijo/a asimila sin dificultad la separación de su familia cuando:

– Es capaz de relacionarse con el grupo de iguales y con sus maestras, expresando sus emociones sin temor.
– Cuando habla de las experiencias vividas en los diferentes medios sociales en los que se desenvuelve.
– Cuando se comporta de forma tranquila y relajada a nivel personal y grupal.
– Cuando no muestra agresividad o el aislamiento y utiliza de forma coherente el egocentrismo característico de su edad.
– Cuando esperar a sus referentes de apego con ansiedad, cuando no están con él.
– Cuando utiliza todo el espacio del aula y se mueve con soltura por el resto del salón.

Herramientas para guiar a mi hijo/a en un apego seguro sano y mejor adaptado en el Kínder.

1. Transmitirles protección y seguridad:
Dependiendo de la reacción propia de cada niño/a, pueda que les haya sido más fácil o difícil empezar a asistir al Kínder, y según la experiencia diaria y convivencia con sus maestras y compañeros, cada niño/a irá mostrando su tranquilidad y comodidad en este entorno. Mucho tendrá que ver nuestra forma de reaccionar ante las situaciones que vayan surgiendo en dicha convivencia, hablar con sus maestras en reuniones programadas, para saber cómo va todo y estar pendiente de mantener una comunicación fluida y bidireccional, para que el esfuerzo sea exitoso en ambas partes.

2. Fomentar la autonomía:
La curiosidad es algo innato en el ser humano, y es muy importante pues permite descubrir el mundo que nos rodea. Así como es necesario sentirse protegido y querido, se debe también buscar un equilibrio al permitir a tu hijo/a fomentar su curiosidad y su autonomía. La asistencia a sus clases es una oportunidad maravillosa para estimular su autonomía aprendiendo en un espacio seguro y controlado.

3. Explicarles aquellos sucesos que no entiendan:
Los niños desean conocer todo lo que les rodea, una de las funciones importantes que debemos cubrir papás y maestros es la darles respuestas a sus preguntas. A la hora de formular una respuesta debemos tomar en cuenta su edad y referencias sociales y culturales.

4. Ser vistos:
Cuando nuestros hijos o alumnos nos dicen que quieren que veamos lo que hacen, desean ser tomados en cuenta. Piden a la figura de autoridad o de apego que le observen y que le den una validación sobre cómo lo están haciendo. Es fundamental que les dediquemos suficiente tiempo de calidad.

5. Ponerles límites de forma sensible:
Establecer límites en los niños es fundamental en toda familia. Cuando decimos “no” a nuestros hijos y les damos una explicación coherente y sensible, les estamos diciendo implícitamente “no te dejo hacer esto o aquello porque te quiero”. La Disciplina Positiva es un gran beneficio para ayudarles a formar su autoestima.

6. Ayudarles a aprender a conocer sus emociones:
Este es un paso importante que permite más adelante el obtener autodominio, el control de impulsos puede ser logrado si se aprende a canalizar las emociones. Por esto conviene decirles el nombre de la emoción que manifiestan para que vayan ampliando su vocabulario y validar dichas emociones.

La sana convivencia familias y un ambiente armonioso y de respeto marcarán de forma positiva o negativa las siguientes relaciones que el niño vaya formando a través de su vida. Si tiene un apego inseguro esto puede provocar que el niño tenga dificultades para establecer relaciones sanas y equilibradas en su vida de adulto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *