• (503) 2525-4600 |
  • info@icefsal.org.sv |

Llega un nuevo año y vuelve esa sensación de nostalgia al recordar lo vivido en el año viejo, mezclado con la esperanza de lo nuevo por venir.

SIN DUDA ES BUENO TENER CLARO LO QUE DESEAMOS LOGRAR EN ESTE 2019, PERO TAMBIÉN PUEDE SUCEDER QUE NO RECORDEMOS LO QUE NOS PROPUSIMOS EN EL 2018.  A TODOS NOS HA SUCEDIDO MÁS DE UNA VEZ.

Esto nos da la idea de que hacer propósitos es una pérdida de tiempo o que es sólo una mera tradición, sin beneficios reales. Lo malo no es hacer propósitos, es al contrario, son excelentes y necesarios.

El error es que vemos la lista de propósitos como una carta a santa o un montón de deseos que esperamos se hagan realidad, como por arte de magia. Pero esto no será así. Para que sean un éxito debe haber planificación y acción de nuestra parte.

Lo bueno es que existen cosas concretas y medibles que podemos tomar en cuenta, para que nuestros propósitos se cumplan en este 2019.

1.Haz una diferencia entre deseos y propósitos.  No los confundas. Los deseos generalmente son aspiraciones que parecen lejanas o irreales, pero que podemos lograr a mediano y largo plazo. Su realización puede estar determinada totalmente o parcialmente por nosotros, es decir que no siempre depende de nosotros que se concreten. Un ejemplo puede ser ganarse la lotería.

Un propósito en cambio es algo mucho más concreto y depende total y exclusivamente de mi y de mi esfuerzo. Siguiendo con el ejemplo, un propósito para este 2019 puede ser comprar billetes de lotería cada semana.

2. Elabora una lista corta y escríbela. Para que algo se concrete, primero debemos visualizarlo en nuestra mente, es decir generar una idea o pensamiento. Luego, la debemos visualizar y, como broche de oro, escribirla. Son los tres pasos que garantizan que esa meta sea concreta y real. Si solo queda en nuestra mente, será difícil que se lleve a cabo. Escribir tus metas las hace palpables y te proyecta a realizarlas.

3. Se lo más concreto posible. Luego de escribir tus propósitos, vuelve a leerlos y trata de ser lo más específico posible. En un ejemplo sencillo, si uno de tus propósitos es tener un carro nuevo, imagina y escribe la marca, modelo, año, color y hasta los extra que deseas que tenga. Y para hacerlo aún mejor, en cuanto puedas, visita la agencia donde lo venden, busca uno igual a lo que escribiste y súbete. Esto será de motivación para ti y una poderosa forma de visualizar tu meta.

4. Coloca a cada propósito una fecha y un medio. Colocar una fecha límite o un período para lograr la meta, hará más fácil que midas tu progreso y te motives a seguir. Sé realista, no pretendas lograr bajar 40 libras en dos meses.

El medio es una actividad concreta que realizarás constantemente para lograr tu meta. En este mismo ejemplo de bajar de peso, una actividad concreta puede ser visitar a una nutricionista o dejar de comer pan dulce o ya no tomar soda.

5. Coloca tu lista de propósitos en un lugar visible. No importa si está pegada en el espejo del baño o como portada de tu agenda 2018, lo relevante es que no pierdas de vista esos objetivos que te has propuesto. Así será un recordatorio constante de lo que debes trabajar.

También pueden elaborar un plan de familia y apoyarse mutuamente para lograr sus propósitos. Lo más importante, ser mejores personas al final de este nuevo libro, con 365 oportunidades.

Adaptación de artículo Blog De Familia, dos puntos

Deja un comentario

Your email address will not be published.

*