El efecto del padre y la madre

El efecto del padre y la madre

Como padres se sabe que hay aspectos comunes en la relación que las mamás y los papás tienen con sus hijos, por ejemplo: la disciplina, la autoestima, el respeto y el deseo mutuo de educar y formar seres útiles para la sociedad. Cada progenitor trae consigo una información única y diferente, propia de su gen; información que resulta fundamental en el desarrollo de niños sanos y equilibrados mentalmente.

Las funciones del padre y de la madre son totalmente diferentes, no se puede pensar que son iguales. La diferencia entre el padre y la madre la notan incluso los bebés. Un estudio en Israel mostró que un niño prematuro ingresado en el hospital, ganaba peso rápidamente cuando era visitado por el padre. El padre impulsa al hijo, da un aliento psicológico. En otra investigación, psiquiatras mostraron que los niños, cuando perciben la presencia del padre, encorvan la espalda y las cejas de una forma especial porque intuyen que los va a tomar él, y notan que él los tomó de una manera diferente a la de su madre.

Cuál es el aporte de madre y padre…

Muy sencillo. La madre crea un vínculo de pares con el hijo. Es por esto que, algunos hijos cuando son bebés, acaparan la atención de la madre y sienten celos si el padre se acerca o muestra su cariño a la madre. La neuroquímica cerebral y amor que los une es tan determinante y fuerte que puede llegar a mermar la autonomía e independencia del hijo. El padre viene a separar ese binomio. Al intervenir en esa relación tan íntima, dota de libertad.

La figura paterna: esencial en la formación de hijos sanos porque apoya aspectos claves en su proceso de identidad, esto es, hacerles saber quiénes son, enseñarles a ser y a tener seguridad. • Padre es aquel que participa activamente en todos los acontecimientos en la vida de sus hijos. • Aquel que quiere y necesita llegar a casa a tiempo para colaborar en la cotidianidad del hogar. • Les enseña y los anima a asumir riesgos, a enfrentarse con el mundo. • La figura masculina del padre ofrece seguridad y confianza en sí mismo. • Una persona que se esmera por cultivar y mantener la relación de pareja. En el caso de que la unión de los padres se disuelva, vela por una relación armoniosa, en la cual lo importante son los intereses y el beneficio del hijo.

La figura materna: Más allá de su única y excepcional condición de concebir, la figura materna en todas sus dimensiones e integralidad, es esencial para criar hijos sanos, en todas sus facetas. La influencia de la madre en la personalidad del hijo es evidente y comienza cuando el hijo está aún en el vientre. • La madre de hoy tiene la especial habilidad para asumir múltiples actividades, que llenan su razón de ser como mujer; pero también como esposa, como madre trabajadora y amiga. • Una madre trabaja día a día para alcanzar sabiamente el equilibrio entre calidad, tiempo, dedicación y esmero; para que sus hijos se formen en valores y virtudes para la vida. • Una madre les enseña a sus hijos a no depender de ella. Los apoya y anima frente al reto; está presente en sus ocasiones especiales. • La mamá enseña a considerar a otros, a ser comprensivos, a expresar afecto y ser cuidados de los detalles.

Ante los retos siempre es correcto tener en cuenta planes para enfrentarlo y superarlo. Ser padres es un proceso de aprendizaje constante. Actualmente existen muchos recursos y fuentes de información para poder aprender. En muchas ocasiones, el sentido común es la mejor de las habilidades y competencias para tener buenos resultados y disfrutarlos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *