¿Qué significa aprender a ser amiga/o?

¿Qué significa aprender a ser amiga/o?

LLa amistad es uno de los valores más importantes y también es vital para el desarrollo de habilidades sociales como la empatía, el trabajo en equipo, resolución de conflictos, aceptación de normas, etc.

La dinámica propia de tener amigos nos obliga a reconocer y gestionar las propias emociones en grupo, como: la admiración, los celos, la envidia, la lealtad, la confianza. Los primeros amigos suponen un vínculo afectivo libre de prejuicios y “máscaras” y cubre necesidades psicosociales básicas como la pertenencia a un grupo, el ser apoyado y querido o el ser aceptado por sus iguales, principalmente en la pre adolescencia.

¿Cómo le enseño a mi hijo sobre la verdadera amistad?

El primer paso es saber qué es lo que caracteriza a los amigos. Hay quienes los definen como “la familia con la que no se comparte sangre ni apellidos”. Es bueno saber que los amigos no se eligen únicamente pensando con quién me divierto y tengo mucho en común. Eso puedo conseguirlo fácil, la verdadera amistad cuenta con más cualidades importantes a tomar en consideración:

Aceptación: Un buen amigo acepta al otro como es, apreciando sus virtudes y comprendiendo sus defectos.

El mayor beneficio es la amistad: Los buenos amigos no tratan de sacar provecho de este vínculo para conseguir dinero, buena fama, apuntes de las tareas, etc.

Apoyo mutuo: Un buen amigo apoya en tiempos difíciles, escucha cuando su amigo necesita hablar o desahogarse, está al pendiente y busca el bienestar del otro.

Nada de problemas: Un buen amigo quiere lo mejor para el otro. Por eso no busca meterle en problemas.

Respeto: En toda relación con otras personas el respeto es imprescindible, con los amigos es algo que los niños deben tener muy presente. Amistades que valoran al otro, que evitan burlas, que no se aprovechan, valoran su opinión, no imponen pensamientos, no chantajean, etc.

Libertad: Para expresar sus opiniones y sentimientos sin temor a burlas o reproches.

Reciprocidad: Así como se busca encontrar buenos amigos, conviene que tu hijo/a se analice a si mismo para saber qué tan buen amigo está siendo.

Estrategias para ayudar a los hijos a elegir buenos amigos

1. Enseña a tu hijo sobre el respeto y los valores universales. Tus hijos asimilan muchos valores por el ejemplo que les das, pero no asumas que entienden todos ellos.

2. Habla con tus hijos acerca de sus experiencias con sus amigos y lo que aprenden de las mismas (tanto sobre sí mismos y sobre sus amigos).

3. Fomenta las amistades positivas. Cuando tu hijo/a encuentra un buen amigo, expresa claramente tu aprobación, y ayuda a tu hijo/a a encontrar el tiempo y los medios para desarrollar esa amistad.

4. Da a tu hijo/a una serie de preguntas para hacerse a sí mismo después de que han conocido a alguien por un tiempo. Conviene hacer estas preguntas de forma natural en una conversación.

Algunas pueden ser:
• ¿Te respetan, incluso cuando dices no?
• ¿Toma en cuenta tu opinión?
• ¿Comparte tus valores fundamentales?
• ¿Te sientes cómodo expresándote cuando estás cerca de tu amigo/a?
• ¿Cuáles son algunas cosas que tienen en común?
• ¿Son honestos; sientes que puedes confiar en ellos?
• ¿Crees que este amigo estará a tu lado en tiempos difíciles? ¿Por qué o por qué NO?

5. Asegúrate que tus hijos sepan que estarás ahí para ellos y se sientan cómodos de buscar tu ayuda siempre.

Para tener buenos amigos, es importante primero ser buen amigo. Ayuda a tu hijo/a a que pueda darse cuenta de la importancia de practicar pensamientos y acciones encaminadas a formar amistades sanas, puede empezar evaluando qué tan buen amigo/a está siendo, y luego proponerse metas para ser mejor.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *