Cómo evitar el sedentarismo

Cómo evitar el sedentarismo

El mayor acceso a la tecnología que tienen hoy en día los niños y jóvenes fomenta el sedentarismo, debido a un aumento en el tiempo frente a pantallas. 

Por otro lado, motivar a los hijos a realizar actividades físicas debe ser un esfuerzo sostenido desde la infancia. Mientras crecen esto se vuelve cuesta arriba, pero vale la pena, debido a todos los beneficios inmediatos y a largo plazo.

Esta tarea de los padres no solo implica animar, sino es un reto a su creatividad y capacidad de organización del tiempo y prioridades. Lo importante es que crezcan con la inquietud y hábito de estar activos y saludables. En el día a día pueden encontrar algunas dificultades, como por ejemplo:

– Pensar “A mi hijo/a no le gusta el deporte, ninguno le interesa”.
– Mi hijo/a empieza una actividad y luego no la termina.
– Entre mi trabajo y tantas actividades en casa, no he tenido tiempo de idear opciones para proponer en familia.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda una hora de ejercicio físico moderado al día, para niños de entre 5 y 17 años, pero también señala que incrementar el tiempo dedicado a su práctica únicamente aporta beneficios para su salud. Para los más pequeños lo mejor es buscar actividades o deportes aeróbicos, ya que ayudan a desarrollar otros aspectos como la coordinación, elasticidad y equilibrio.

¿Cómo ayudarle a elegir la
actividad a practicar?

Lo más importante a la hora de seleccionar una actividad o deporte es la edad del niño, su personalidad y sus gustos.

A partir de los 7-10 años los deportes de equipo fomentan la disciplina, determinación, esfuerzo y trabajo en grupo, además de la sana competencia. Comenzar a practicar una actividad física a esta edad colaborará a que ellos busquen siempre estar activos, en edades mayores.

El deporte y las actividades enseñan sobre valores como el esfuerzo, superación, perseverancia, igualdad, respeto, deportividad, solidaridad y compañerismo, éxito personal y colectivo, entre otros muchos.

Ventajas de la práctica de actividades
para tu hijo/a:

1. Enseña a seguir reglas.

2. Ayuda a superar la timidez y convivir con otros.

3. Enseña la colaboración.

4. Ayuda a reconocer y valorar a quienes saben más que él.

5. Ayuda a la coordinación.

6. Aumenta sus posibilidades motoras.

7. Favorece el crecimiento y fortalecimiento del cuerpo.

8. Puede corregir algunos posibles defectos físicos.

9. Crea y desarrollo de hábitos.

10. Estimula la higiene y la salud.

11. Enseña a tener ciertas responsabilidades.

¿Qué acciones puedo tomar yo, como papá o mamá?

Deporte y actividades en familia

El deporte familiar es por excelencia la opción más efectiva para evitar el sedentarismo, y fomentar la convivencia. Esto dependerá mucho de los gustos que ustedes tienen como familia, y de escuchar qué deportes prefieren tus hijos. Por ejemplo, si a todos les gusta bailar o aeróbicos, pueden poner un video para hacer ejercicios y realizarlos juntos los fines de semana.

Establecer reglas sobre el tiempo de uso de las pantallas

Otra clave muy importante para evitar el sedentarismo en los niños es reducir el tiempo que los niños están con los aparatos tecnológicos, ya sea videojuegos o la televisión. Se recomienda que tengan acceso ilimitado a los mecanismos tecnológicos en su infancia, ya que puede generar problemas como pereza, fatiga, aburrimiento y falta del movimiento.

Otra clave muy importante para evitar el sedentarismo en los niños es reducir el tiempo que los niños están con los aparatos tecnológicos, ya sea videojuegos o la televisión. Se recomienda que tengan acceso ilimitado a los mecanismos tecnológicos en su infancia, ya que puede generar problemas como pereza, fatiga, aburrimiento y falta del movimiento.

Inscribirlos en algún curso que sea de su interés

Para esto será muy importante conversar con tu hijo/a para conocer qué actividad le atrae más. Pueden juntos buscar un lugar donde pueda practicarlo, ponerse de acuerdo y disfrutar. Es importante que consideres que existe la posibilidad que tu hijo/a no elija una actividad o deporte que a ti te guste o que tú hubieras elegido. Incluso podría ser que parezca que no será bueno en esa actividad. Aún así, déjalo que explore esa posibilidad y que así vea si lo disfruta mucho, incentívalo a saber que es capaz de conquistar esa actividad aunque le cueste al inicio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *