La importancia de un Proyecto educativo familiar

La importancia de un Proyecto educativo familiar

Iniciamos un nuevo año y con él 365 nuevas oportunidades para vivir mejor como personas y como familia.

Es importante que en pareja, ambos definan los puntos de mejora que deberán trabajar como equipo en el nuevo año. Además se recomienda establecer un plan de acción con objetivos y actividades medibles para cada hijo.

Algunos aspectos para tomar en cuenta, que pueden incluirse en el plan

a. Pasar más tiempo con sus hijos. Los estudios demuestran que los niños que tienen un vínculo fuerte con sus padres desarrollan una mejor autoestima y fortalecen su inteligencia emocional.

b. Demostrar afecto. Al demostrarles a sus hijos que los aman, les están comunicando que son una parte importante de sus vidas.

c. Cumplir sus promesas. Prometan solamente aquello que puedan cumplir. Respeten esas promesas.

d. Aprender a escuchar mejor. Tómense tiempo para escuchar. Con frecuencia, los padres hablan demasiado y no escuchan lo suficiente, particularmente cuando los niños han hecho algo mal. Den a sus hijos la oportunidad de explicar lo que saben sobre una situación determinada y escúchenlos.

e. Disciplinar con amor. Los niños necesitan orientación y disciplina con límites razonables. Debemos comunicar oportunamente las consecuencias de sus actos buenos y no tan buenos.

f. Participar en la vida escolar de sus hijos. Asistan a reuniones de padres y maestros. Pregunten a sus hijos cómo les va en la escuela. Aprendan los nombres de los maestros y amigos de sus hijos y conózcanlos.

g. Cuidar a sus hijos lo mejor que puedan. Controlen lo que comen, manténganlos activos y asegúrense de que duerman lo suficiente. ¡Esto también sirve para los padres! Es más fácil afrontar las dificultades de ser padre cuando uno se siente sano.

A la hora de proyectar el plan de acción con sus hijos, es importante que tomemos en cuenta los 5 pilares de la persona integral; para así no dejar por fuera aspectos importantes, según su edad.

1. Capacidades corporales
2. Capacidades intelectuales
3. Educación de la voluntad
4. Afectividad
5. Vida de piedad

Si logramos incluir un objetivo por cada uno de estos pilares, aseguramos un Proyecto educativo integral. Al final, con amor y perseverancia lograremos lo que buscamos: hijos felices, desarrollando su máximo potencial.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *