Cómo cultivar el valor de la templanza en nuestros hijos

Cómo cultivar el valor de la templanza en nuestros hijos

El valor de la templanza se cultiva desde pequeños y nos permite la fortaleza y determinación de no caer en excesos, de cualquier tipo. Implica tener autocontrol y moderación en todo lo que hacemos.

Desde pequeños y por nuestra misma naturaleza humana buscamos satisfacer nuestras necesidades e identificamos lo que nos gusta y lo que nos disgusta. Sin duda lo que nos causa placer y satisfacción es más llamativo y agradable. Con el paso del tiempo nos damos cuenta que lo que nos agrada no siempre nos hace bien.

Este fenómeno no solo se da en la parte física, por ejemplo la comida chatarra es muchas veces más apetitosa que la comida saludable, pero en exceso nos causa sobre peso y enfermedades.

Lo mismo pasa cuando nos encantan ciertas películas o libros, pero sabemos que su contenido no es bueno para nuestra alma ni nuestra mente.

Por esta razón debemos educar la voluntad en nuestros hijos, para saber identificar lo que no nos beneficia y alejarnos de eso. La determinación para esas acciones, que nos dicta la voluntad, es la templanza. Esta virtual y valor nos lleva a ser dueños de lo que hacemos.

¿Cómo puedo enseñar a mi hijo a vivir la templanza?

• No temas decirle que no, no siempre debes darle lo que desea.
• Ayúdale a aplazar la satisfacción de sus deseos o necesidades.
• No le de todo lo material.
• Evita la sobre protección.
• Practica la generosidad.
• Delega en él encargos, acorde a su edad.

Recuerda que, mientras más grande sea tu hijo, menos podrás estar junto a él pendiente de lo que hace. Por eso desde la infancia debemos forjar en ellos buenos hábitos y enseñar criterios claros y firmes, principalmente en lo que respecta a lo bueno y lo malo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *