Evitar los celos en el matrimonio

Evitar los celos en el matrimonio

Los celos son enemigos silenciosos del matrimonio. Muchos pueden pensar que una persona celosa es así por la intensidad de su amor. Pero es lo contrario. Los celos son signo de baja autoestima e inseguridad. Sus manifestaciones son casi siempre incómodas y pueden llegar a irrespetar a la pareja y acabar con la relación.

En el contexto del matrimonio debemos evitar los celos, ya que pueden romper el vínculo de confianza y armonía que existe.
Los celos son contrarios al amor de donación que debe fomentarse en al matrimonio. Implican necesidad de control y una gran dependencia emocional. Al contrario de los celos están la confianza, aceptación del otro y la buena comunicación.

Compartimos tres ideas para evitar que los celos dañen la relación matrimonial:

1. Aprendan a dialogar con honestidad.

Si algo te preocupa o inquieta es mejor decirlo con sinceridad a tu esposo o esposa. Ocultar esas ideas lleva a que la mente vuele y genere pensamientos que no siempre son beneficiosos.

2. Respeten el espacio del otro.

Cada persona tiene derecho a tener espacio para sí mismo, para realizar actividades de autocuidado o simplemente para compartir con amigos u otras personas que no son su pareja.

3. No dejen nada sin concluir.

El pasado queda en el pasado, no deben arrastrar rencores o malos entendidos de meses o años antes a su relación del presente. Cada ciclo o conflicto debe tener una conclusión sana que nos ayude al crecimiento personal o en pareja.

Los celos obsesivos o que invaden el espacio del otro son malos consejeros. Debemos evitarlos. También vale la pena analizar el porqué de los celos. Esto nos ayudará a entender al otro, auto colocarnos límites y llegar a la raíz del problema. Puede ser que alguno de nuestros padres haya sido celoso o que hayamos tenido una mala experiencia en el pasado. Lo importante es enfrentar los problemas en pareja para poder arreglarlos o evitarlos, de forma oportuna.

5 thoughts on “Evitar los celos en el matrimonio

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *