El síndrome del nido vacío

El síndrome del nido vacío

“Mi hija Laura tiene ya 19 años y ha ganado una beca para estudiar en el extranjero. Me siento tan orgullosa y feliz por esta nueva etapa que viene para ella. Pero, cada que se acerca más la fecha de su viaje me siento más inquieta, ansiosa y siento que lloro por nada.
Muchas amigas me dicen que es normal, otras que no debo exagerar con mis reacciones, ya que puedo hacerla sentir insegura de su decisión. Los hijos son prestados, y la ley de la vida es que vuelen lejos de los padres. ¿No es eso lo que buscamos al educarlos? ¿Qué sean independientes y deseen realizar sus proyectos?”

Así como Marta, la madre de nuestra historia, muchos padres sufren de sentimientos encontrados, al enfrentar la inminente separación con sus hijos, que salen de casa. Aunque no es una patología, este es un fenómeno conceptualizado para poder apoyar a los padres que experimentan angustia, tristeza y crisis emocional cuando sus hijos crecen, se hacen independientes y se van del hogar.

Además de la tristeza natural que implica la ausencia del hijo en casa y el desapego normal de la situación, puede que los padres se sientan preocupados por cómo los hijos enfrentarán los retos de su nuevo entorno y también su seguridad emocional y física.

Tony Crespo, psicólogo del hospital Casa de Salud de València, asegura que los síntomas del nido vacío, no debería durar más de seis meses, ya que según el experto este es un “tiempo suficiente para digerir una transición exitosa”.

Según estudios, este síndrome afecta más a mujeres que a hombres. Se asocia a la idea de sentirse inútiles o impotentes, inseguros y dudosos sobre las implicaciones a largo plazo. Es evidentes que este comportamiento de los padres es normal y que tiene implicaciones físicas, psicológicas y sociales. Respecto al aspecto social, es importante el apoyo del entorno, empatía de parte del resto de la familia y amigos cercanos.

¿Qué no te alegra que tu hijo/hija sea independiente? ¿no crees que estás exagerando? Pero si la verás en un par de meses… Es la ley de la vida… etc.

Estos son ejemplos de frases que no aportan nada positivo a la situación, más bien debemos ser empáticos y, en lugar de hablar, escuchar al padres y madre que vive el nido vacío.

Claves para enfrentar esta nueva etapa

Para poder sobre llevar esta breve momento de transición, en la vida familiar, brindamos algunos consejos prácticos:

– Establece un plan de contingencia:
ambas partes deben saber día y hora ideal para comunicarse. Actualmente la tecnología brinda muchas herramientas prácticas para mantener el contacto.

– Planifica:
mucho de síndrome del nido vacío es la inseguridad de los padres sobre el futuro. Planificar vacaciones, detalles del viaje y otros elementos puede brindar espacio para que, con tiempo de anticipación, puedan organizarse y sentirse en control.

– Comparte con tu pareja sentimientos e ideas:
el padre y la madre viven la partida del hijo de forma única y distinta. Hablar en pareja sobre miedos, dudas y sentimientos es ideal para sentirse apoyados.

Reorganiza tu tiempo:
comienza un nuevo proyecto, practica un deporte o elije en hobbie en solitario o en pareja. Todo final es también un comienzo y esto implica nuevas oportunidades.

El nido vacío es algo temporal, y se ha demostrado que el estar lejos la familia fortalece los lazos entre sus miembros, y es una buena oportunidad para que la pareja de padres retomen un nuevo momento en su vida en pareja.

11 thoughts on “El síndrome del nido vacío

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *